Aunque nos cueste aceptarlo, nuestra apreciada Wii ya no es tan especial como antes. Con la llegada de Kinect y Move, tanto la Xbox 360 como la PlayStation 3 han tomado fuerza en el mercado de las consolas de vídeo juegos. Las ventas bajan y es notable que las consecuencias de estos bajones vienen influenciados por lo atractivo de estas nuevas tecnologías.

La verdad es muy fácil echarle la culpa a otras empresas de los bajones en las ventas de Nintendo, pero si nos vamos a los tiempos de los lanzamientos o, en el mejor de de los casos, la vida útil de sus productos, quizá la culpa sea de la propia empresas al no entender que su consola está envejeciendo. Nintendo, desde 2006 le ha dado un limite de vida de cinco años a sus productos comenzando por Nintendo 64 que aterrizó en el año 1996, GameCube llegó en 2001, y la Wii llegó en el 2006. Lo que quiere decir que nos es muy descabellado pensar que este año Nintendo nos pueda dar una sorpresa.

Pues bien, después de viajar en el tiempo y quedar un poco nostálgicos, podemos entrar en noticia para comenzar a especular los posibles planes de Nintendo. En una entrevista realizada al cabecilla de EA Games, Frank Gibeau, se le pudo haber escapado que Nintendo estaría presente en el segundo acto y que la versión actual de la Wii ya es un legado al igual que la PlayStation 2, es decir consolas del pasado.

El propio Gibeau afirma que los desarrolladores están tendiendo a desarrollar hacia plataformas con potencial para gráficos (PS3 y Xbox 360) en alta definición dejando un poco abandonados a consolas como la Wii y la PS2. Por supuesto que esto no confirma la llegada de una nueva versión de la consola de Nintendo, sin embargo, que una personalidad como Frank Gibeau se manifieste, claramente apunta a algún cambio.