From Software ha desvelado que los jugadores podrán hacer que otros de su misma condición lo pasen mal en Dark Souls, de la siguiente forma: el Pyromancer es capaz de invocar a una criatura de nombre Gravelord que persigue a otros jugadores y los ataca hasta que mueren. El invocador no tiene ningún control sobre el Gravelord, éste es autosuficiente y decide cuál es su objetivo.

Los desarrolladores del juego han visto bien implantar esto porque consideran que es divertida la opción de torturar a extraños.

La idea es originaria de  Demon’s Souls, donde los jugadores podían enviar un Black Phantom a otros, pero no llegó a incluirse.

[yframe url=’http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=J97jJhW6d3M’]