Hoy os traemos en Gamespasion un microanálisis de una de las joyas de Ubisoft añadidas al store de PS3 y al bazar arcade de Xbox360, y que no puede pasar desapercibida, Outland.

A primera vista, Outland parece poco más que un juego de plataformas simple, pero desde el primer momento en que cogemos el mando hasta que descubrimos el verdadero potencial del juego no transcurren más unos minutos. La mecánica de juego es intuitiva, sencilla y muy fluida, y no solo eso, sino que conforme se avanza en el juego ésta va cambiando hasta el punto de plantear nuevos retos.

Esta evolución es bien fácil de explicar para aquellos que alguna vez hayan jugado al mítico juego de naves “Ikaruga”. Para los que no, la cosa es así: Nuestro protagonista, conforme avance el juego, tendrá la capacidad de controlar para si mismo el poder de la luz y la oscuridad. Este poder en principio, y al igual que el juego de naves, nos permite absorber los proyectiles de luz cuando empleamos la forma de luz, y los proyectiles de oscuridad cuando adoptamos dicha forma, ademas de poder contrarrestar un poder con el otro en lo que a combate contra enemigos se refiere.

Como añadido a la mecánica del título de naves, esta combinación de poderes de luz y oscuridad nos permite resolver distintos puzzles y mecanismos que se nos plantearán en transcurso del juego.

Como se puede ver en las imágenes, el juego muestra una estética sencilla pero colorista, con mucho contraste y dinamismo, y va acompañada de una banda sonora sutil y delicada que invita a recrearse en la suavidad de movimientos de nuestro personaje.

El universo en el que nos movemos es un paraje bidimensional, un mundo formado por pantallas interconectadas que forman un todo en el que los niveles, sin dejar de ser independientes, forman parte de un único conjunto, por el que nos podremos mover con total libertad. Por este motivo, aquellos que prueben este título encontraran en el un sabor añejo que os traerá recuerdos de la famosa saga de Nintendo “Metroid”.

En términos generales, es un juego interesante, agradable en cuanto a estética y sonido, y muy entretenido. Es un juego muy recomendable, y si sois amantes del género de plataformas, estáis tardando en haceros con él.