Dark Souls, uno de los últimos títulos de From Software, ha cosechado fama y gloria desde su lanzamiento en 2011, cuando demostró que, pese a ser un juego independiente respecto a Demon’s Souls, su digno antecesor, conservaba toda la esencia que había hecho grande a este último, y no solo eso, sino que mejoraba en gran parte aquellas flaquezas de las que pudiera cojear.

Lo que hoy nos gustaría exponer aquí, para GamesPasion, son nuestras experiencias, tanto con Demon’s Souls como con Dark Souls, aunque quizás haciendo más hincapié en este último tras el reciente anuncio de su incursión en PC.

Primero, para quien no conozca este hecho, tanto Demon’s Souls como Dark Souls son el legado espiritual de King’s Fields, serie de videojuegos que data del año 1994, que ha llegado a distintas plataformas desde que nació, incluyendo dispositivos móviles.

La evolución de la serie ha seguido hasta nuestros días para derivar en lo que hoy vemos, pero no ha cambiado la temática ni la ambientación que ha caracterizado este legado.

Si bien el juego se inspira en una edad media distorsionada por la fantasía épica y la demonología propia del universo en el que se desarrollan los juegos, lo que deja un gusto a rol occidental en nuestro paladar, es inevitable percatarse desde el primer momento que los detalles del propio juego lo delatan como un producto de corte japonés que tiene grandes posibilidades de agradar tanto a los amantes del rol occidental como del oriental.

Quizás una de las cosas que han hecho grandes a estos dos juegos es su elevada dificultad, que los convierte en juegos no aptos para jugadores inexpertos, y un reto para los expertos, en un tiempo en el que muchos juegos han pasado de ser una ardua misión por cumplir, a convertirse en un paseo por un mundo virtual.

Si hay una diferencia destacable entre Demon’s Souls y Dark Souls es que, mientras el mundo del primero estaba dividido en cinco zonas bien diferenciadas, cuyo punto de unión era el Nexus, en el segundo nos encontraremos en un único universo bien cohesionado, donde todo lugar es accesible a pie desde cualquier punto en el que nos encontremos.

Podremos encontrarnos en las profundidades de una garganta mientras que vemos a lo lejos, cruzando el desfiladero de lado a lado, el puente de un castillo que atravesamos hace horas, y que, tras otro puñado de horas, volveremos a pisar después de haber encontrado un camino que conectara con él, no sin antes hacernos sufrir mil y un martirios.

Cada punto del juego esta interconectado, y podremos buscar rutas alternativas para llegar a puntos del mapa a los que antes no podíamos. Incluso podremos acceder desde un principio, cumpliendo algunas condiciones, a zonas que, teóricamente, no deberíamos de ser capaces de atravesar hasta casi el final del juego.

¿Aún te quedan dudas sobre los retos que plantea este juego a alguien como tú?¿Te sabe a poco y quieres más?¿Jugaste ya a DarkSoul y te has quedado con ganas de más?

No hay problema, una vez que acabáis el juego se activa el modo “new game +” que pondrá las cosas mucho más interesantes para aquellos que después de haber completado el juego, se les haya subido el éxito a la cabeza.

Además, para los que estáis atentos a la salida de la anunciada versión para PC, se ha anunciado que el juego vendrá con nuevas zonas por explorar que no venían en la versión para consolas de sobremesa, lo que os planteará muchos nuevos retos, y ofrecerá más horas de diversión y una buena excusa para rejugarlo para aquellos que ya lo probaron.

Agosto es el mes elegido para que la versión PC de este juego vea la luz, así que,  yo que vosotros iría afilando la espada y sacando brillo a la armadura, porque os van a hacer falta.

Prepare To Die!

 

[yframe url=’http://www.youtube.com/watch?v=eLaCmCxb4tA’]