Microsoft ha anunciado que las próximas XBox 360 Slim que se vendan en las tiendas contarán con una actualización en sus circuitos que dotará a la consola de un mayor rendimiento energético, reduce los niveles de calor y abarata los costes de producción.

Los cambios concretos se refieren a la introducción de un nuevo chip que integra la CPU, GPU, memoria y el sistema de lógica. Su menor tamaño tiene como consecuencia añadida la reducción de la placa base y también de la fuente de alimentación.

Microsoft ha asegurado que este cambio en los circuitos internos de la consola no conlleva ningún tipo de problemas de compatibilidad, y por el momento no hay anuncio oficial sobre cuándo comenzarán a distribuirse estas Xbox 360 Slim equipadas con el nuevo chip.